¿Karanka? ¿Quién es Karanka?

Estándar

Aitor KarankaGanó tres Copas de Europa, una Intercontinental, una Liga y dos Supercopas de España como jugador del Real Madrid, equipo en el que permaneció cinco años como futbolista. Ya como segundo entrenador de Mourinho, puede sumar otra Liga más, una Copa del Rey y una Supercopa de España en tres temporadas. Nunca lo ha tenido fácil. Cuando era futbolista, su salud le hizo sufrir el campeonato más difícil de ganar y, ya como técnico, ser la sombra de Mourinho le colocó en una más que controvertida situación cuyo balance en positivo o negativo es complicado determinar.

KarankaEl valor de su carrera profesional ha sido pisoteado por unos y escupido por otros. Tirando de palmarés, Aitor Karanka no es un cualquiera en la historia del club merengue. Lo que para otros futbolistas se ha considerado una falta de respeto a una trayectoria deportiva (¡que es campeón del mundo!), con él ha sido una práctica habitual y aceptada que rayaba el ensañamiento. Incluso actitudes reprochadas hacia otros ‘segundos‘ (¿Pito? ¿El Mono?), se le está aplicando a él sin pudor. ¿Karanka? ¿Quién es Karanka?

Fichó por el Real Madrid en 1997 y en su primera temporada como futbolista blanco sufrió un gran revés al ser diagnosticado de una miopericarditis idiopática, una inflamación del pericardio (la bolsa que envuelve el corazón) que afectaba al miocardio. Una lesión por la que le realizaron múltiples pruebas y que le obligó a un retiro absoluto de la práctica deportiva durante meses. Se perdió prácticamente esa primera temporada como madridista pero consiguió volver y sumar éxitos con el club blanco.

Durante aquel difícil episodio de su vida, su familia protestó por las diferentes especulaciones que los medios de comunicación hacían sobre su enfermedad: desde que tenía una angina de pecho a que le debían practicar una operación a corazón abierto. Los médicos del equipo tranquilizaron a la opinión pública y trabajaron para que Karanka volviera la temporada siguiente.

El vitoriano dejó el Santiago Bernabéu en 2002, tras conquistar la tercera Copa de Europa de su palmarés, para volver a su Athletic. Cuatro años después, se retiró en un equipo de la MLS, el Colorado Rapids.

Tras eso, Karanka empezó a adquirir experiencia como técnico en las categorías inferiores de la selección española de fútbol, hasta que en 2010 le reclutó José Mourinho para ser su mano derecha en el banquillo del Real Madrid. El carácter del portugués y sus continuas polémicas con los medios de comunicación le colocaron en el disparadero, especialmente a partir de aquella vorágine de clásicos de la primavera de 2011.

El detonante se produjo cuando Mou llegó a la sala de prensa previa a uno de esos Madrid-Barça y cedió la palabra al vasco. La mayoría de los periodistas plantó al segundo entrenador blanco. A raíz de ese desplante, la relación entre los periodistas que cubrían la información del club y el técnico se endureció. El luso consideró una falta de respeto hacia Karanka aquel gesto, e incluso planteó la posibilidad en comparecencias posteriores de atender sólo las preguntas de los directores de los distintos medios de comunicación presentes en la sala de prensa.

Mourinho y KarankaEsa mala relación personal entre Mourinho y los periodistas salpicó a Aitor Karanka, que cargó con críticas continuas y a menudo sin fundamento por parte de un sector de la prensa. Se le acusó de falta de personalidad, de ser el escudero de Mourinho cuando a éste no le apetecía dar la cara y hasta soportó que un futbolista de la talla de Leo Messi (un tipo con el mismo número de Copas de Europa en su bagaje) le espetara que era “el muñeco” del entrenador.

El ahora técnico del Chelsea siempre le defendió y consideró uno más (¡Karanka, portugués!), pero al marcharse a la Premier se ‘olvidó‘ (dicen) de Karanka. Se especuló con que éste entrenaría al Al-Ain FC, club de los Emiratos Árabes que finalmente dirige Quique Sánchez Flores, pero actualmente sigue sin equipo, y no precisamente olvidado por el que fuera su ‘jefe‘ estos últimos años, sino por aquéllos que aprovecharon para ensañarse mientras él no se defendía. Karanka, eso sí, aprovechó tres años en silencio para disfrutar al lado de Mou, al que le une una buena amistad. Quizá todavía no estaba preparado para hacerse cargo de un vestuario como el del Real Madrid, pero ha hecho méritos deportivos de sobra para que recuerden quién es y el lugar que debe ocupar.