‘Las chavalitas’ se han hecho mujeres

Estándar

«Nos trata como si fuésemos niñas pequeñas y no tenemos ningún tipo de libertad. Y también cómo se dirige a nosotras: ‘chavalita’». Así describe la capitana de la selección española de fútbol la forma en que el entrenador, Ignacio Quereda, trata a las jugadoras. Pero no es lo único que revela Vero Boquete en su entrevista a El País. «Es como si tienes un jefe que te desprecia», asegura.

golBoquete acusa al seleccionador de machista y dice que su metodología es “poco profesional”. Además, añade que “se han dejado de llamar a jugadoras porque se han reivindicado demasiado o han hablado más de la cuenta, aunque luego la justificación que se dé sea deportiva”. Ella no quiere dar nombres, pero llama la atención el caso de, por ejemplo, Mari Paz Vilas, la segunda máxima goleadora de España, que ni siquiera iba convocada para este Mundial de Canadá.

Son sólo algunas de las cosas que se van descubriendo tras estallar el motín de las 23 futbolistas españolas que han participado en Canadá 2015. Cuentan que hubo una charla para pedir un cambio en los métodos y que, ante la respuesta del cuerpo técnico, decidieron enviar una carta abierta pidiendo la dimisión de un técnico que lleva 27 años en el cargo.

Quereda ya ha dicho que no piensa en dimitir y se muestra “sorprendido” y “dolido” por el comunicado de las jugadoras. El seleccionador deja caer que, aunque ellas dicen lo contrario, no cree “que las 23 jugadoras estén en esa dinámica”.

brasilSurgen muchas preguntas en torno a este conflicto: ¿por qué no lo dijeron antes las jugadoras? ¿habrían emitido ese comunicado de haber llegado más lejos en el Mundial? ¿qué tiene que decir la federación al respecto? ¿tenía conocimiento la RFEF de la situación? Lo cierto es que, con todas las preguntas, también se están despejando muchas cuestiones que parecen no importarle a nadie porque, al fin y al cabo, el fútbol femenino no goza de la misma repercusión que tiene el masculino.

Queda claro que, por alguna razón, no interesa que el fútbol practicado por mujeres siga evolucionando. Lo demuestra, por ejemplo, el caso destapado por la consultora Seyer Asociados. Esta empresa ha denunciado a la RFEF por incumplimiento de contrato. Según su versión (la federación sigue callada sobre éste y casi cualquier asunto), firmaron un acuerdo en 2009 para que esta compañía abriera el mercado del fútbol femenino en España. Seyer Asociados consiguió que CGP Sport hiciera una oferta de 6,6 millones de euros para patrocinar las competiciones de fútbol femenino durante seis temporadas. Sin embargo, “Villar ignoró” dicha oferta. La consultora asegura que “el día que se comunicó la oferta, la reacción de la RFEF fue: ‘De esto, que bajo ningún concepto se enteren los clubes ni las jugadoras'”.

corea

Sin embargo, la opinión de Quereda sobre el presidente de la Federación Española de Fútbol es que “a Villar habría que ponerle un altar por lo que ha hecho por el fútbol femenino, por cómo está identificado y volcado”. Pero la realidad nos dice otra cosa. La federación de fútbol es la única que rechaza la subvención del Consejo Superior de Deportes para el fútbol femenino. Un millón de euros para impulsar a estas deportistas que no se aceptan porque ello implica acatar los requisitos legales para ser beneficiario de ese dinero: por un lado, que un tercio de la junta directiva de la federación esté formado por mujeres; por otro, dar un marco legal a un deporte que en España no está profesionalizado. De hecho, la misma ley impide que existan ligas profesionales femeninas por la mera existencias de ligas profesionales masculinas. Y nadie parece querer cambiar esta normativa machista y discriminatoria.

Sobre el asunto de la selección femenina en concreto, la única voz ‘oficial’ proveniente de la federación que se ha pronunciado es la de Vicente Temprado, jefe de expedición de la RFEF y responsable del fútbol femenino en el organismo. “Creo que lo que se ha montado es inoportuno, inadecuado e innecesario”, asegura en declaraciones al diario Marca. Y tira con bala a las jugadoras: “Yo no recrimino a Vero Boquete que no haya estado a la altura de las circunstancias o a Natalia Pablos que fallara tres goles en cinco minutos ante Corea. Al contrario, las he ayudado y animado en los peores momentos”, afirma.

Temprado dice que es Villar quien tomará decisiones en este conflicto, pero insiste en que “no era el momento ni las formas”. Y continúa con un desafortunado comentario que huele a rancio de cabo a rabo: “Se están olvidando que si están ahí es gracias al trabajo que hemos hecho durante tantos años de manera desinteresada. Igual quieren una seleccionadora, una jefa de expedición, …que sean todo mujeres”.

Sea como fuere, es evidente que la preparación no fue la adecuada, que el desplazamiento no se hizo con tiempo suficiente para aclimatarse ni al cambio horario y que se eliminaron los dos amistosos previstos y nadie tenía un plan B en esa preparación para un Mundial. ¿Alguien se imagina algo así con la selección masculina? Priscila Borja ha revelado en Tiempo de juego (Cadena Cope) que las propias jugadoras buscaban información sobre sus rivales en internet y que ellas mismas se establecían entrenamientos específicos en función de la selección con la que les tocaba jugar.

Lo que va a pasar finalmente es una incógnita. Las jugadoras no están dispuestas a volver a ponerse a las órdenes de Quereda, y menos si las cosas no cambian. Todas esas palabras sobre lo que hacen las instituciones por el deporte femenino se las ha llevado, no el viento, sino el huracán que son las 23 futbolistas, más las que no han ido Canadá pero que también les apoyan. El mero hecho de ignorar a un deporte con la única intención de ‘saltarse’ la ley de transparencia ya dice mucho de lo poco que se hace por impulsar la igualdad en el deporte. Ojalá este lío sirva de una vez para darle visibilidad real y no se utilice a las futbolistas con la excusa de que el conflicto vende en los medios de comunicación. Una cosa está clara: con oportunismo o no, esta vez su voz se está escuchando, que no es poco. A ver si así empiezan a cambiar las cosas en todos los sentidos.

Seguro que te interesa:

Informe Robinson: Fútbol y femenino

Documental: Soñar en grande